Biomagnetismo
Par Biomagnético

La Historia del Biomagnetismo

Creo firmemente que es necesario y de gran ayuda que uno tenga toda la información posible sobre la terapia que va a recibir. Eso sin duda ayuda a que uno adquiera confianza y contribuye a su recuperación. ¿Sabes eso que dicen que el roce hace el cariño? Por eso, ya que has tenido el detalle de acudir a mi, voy a intentar aumentar tu cariño por esta maravillosa terapia que es el Biomagnetismo.

Comenzaré con un poco de historia:

Los imanes se utilizan desde hace más de 3.000 años.

Los polos magnéticos positivo y negativo no se descubrieron hace tanto tiempo (aprox. en 1830).

Todo esto es relativamente nuevo. De hecho fue en 1978 que la FDA reconoce oficialmente que lo que es el magnetismo no hace daño a la salud.

«Los imanes no hacen mal»

Los médicos chinos utilizaban imanes ya hace más de 2000 años. Se han encontrado imanes en momias egipcias.

¡Hasta Cleopatra tenía un imán incrustado en su tiara!

historia-biomagnetismo-piramides
Isaac Goiz

Fuente: Escuela Isaac Goiz

LOS INVESTIGADORES

Isaac Goiz

El Doctor Isaac Goiz Durán fue el descubridor del Par Biomagnético como lo conocemos actualmente. Pero para llegar a eso hubo que dar antes otros pasos. ¿Sabías que ya en los años 70 se descubrió la reacción del acortamiento de la
pierna al poner el imán en una zona desequilibrada del cuerpo? fue el Dr. Albert R.
Davis, autor del libro «The anatomy of Biomagnetism».

Creo que de alguna manera sintió la importancia de este acontecimiento, y en los años 70, gestionó junto a Walter Rawls una patente para su método de detectar y diagnosticar zonas del cuerpo desequilibradas. (Patente # 4,134,395).

El biomagnetismo no surgió «por arte de magia», ni se le ocurrió a Goiz por «Inspiración divina». A quien sí menciona Goiz como fuente de inspiración es al profesor Richard Broeringmeyer. Con tu permiso, en adelante me referiré a él como el Señor Br.

Nasa Astronauta Biomagnetismo

La NASA y el Biomagnetismo

Ahora se pone interesante, espera:
En 1988 Goiz asistió a una clase magistral en la Universidad de Guadalajara en México. Adivina quién estaba ahí.

El Señor profesor Br., contando además el trabajo que había desarrollado para la NASA en relación a campos magnéticos y con imanes. En la clase el Señor Br. explicó cómo medían a los astronautas antes y después de sus salidas al espacio. Los astronautas salían completamente equilibrados y normales.

Cuando bajaban de los cohetes espaciales, sus cuerpos estaban «desequilibrados»,
es decir, presentaban un acortamiento en una pierna. El Señor Br. tenía su propia teoría al respecto: ¿Podría provocar este acortamiento la falta de gravedad?

El se preguntaba si este desequilibrio, podía tener algo que ver con el hecho de que los astronautas se encontraran lejos del campo electromagnético terrestre. Cuando aplicó imanes sobre el cuerpo de un astronauta que volvía desequilibrado, y este se «equilibró», comprobó emocionado que tenía razón. ¡Los imanes afectan a los astronautas que volvían a la normalidad!

El Señor Br. también estudió cómo los imanes afectan al pH del cuerpo, y su
relación con la acidez y la alcalinidad. Es gracias a él que Goiz escucha hablar por primera vez de la magnetoterapia.

El Señor Br. afirmaba que los órganos y los tejidos del cuerpo pueden polarizarse, y hablaba de la importancia de los iones de hidrógeno en la salud.
El practicaba la kinesiología para encontrar lugares desequilibrados, y aplicaba el imán ….¡Atención! durante 30 días en el cuerpo del astronauta, para obtener
resultados.

Broeringmeier aplicaba cargas opuestas. Es decir, si sospechaba que había exceso de acidez (imán positivo), aplicaba el imán en negativo (alcalinidad), para que te hagas una idea, es como si tirara del cuerpo hacia fuera. A Goiz se le ocurrió hacer lo contrario, es decir, al sospechar que había un exceso de acidez (imán positivo) aplicaba el imán en positivo. Los polos iguales se repelen, y él enviaba las cargas hacia dentro del cuerpo.

Suele ocurrir que las grandes cosas que ocurren en la historia son el conjunto de pequeñas causalidades y sincronías.
Goiz no dijo, «Ah, qué interesante» y ya está, como seguramente hicieran los otros participantes de esta clase. Se fué a un desguace y consiguió unos imanes.

Al año no.
Al mes no.
A la semana, Goiz ya tenía imanes.

A la semana se abrió la puerta de la consulta de Goiz, entró un paciente terminal de SIDA. Eso lo dijo Goiz, y aparece en multitud de libros de Biomagnetismo. Para que te hagas una idea estamos hablando de 1988 y el SIDA era una enfermedad temida y muy desconocida. Apenas se sabía nada de ella.

¿Qué le hizo a Goiz pensar en «escanear al paciente»? No lo sé, pero lo hizo.
Y cuando el imán en polo negativo se colocó en el timo, el pie del paciente..
¡¡¡ZAS!!!! Su cuerpo reaccionó.

Y ahí viene el golpe de genialidad.

A Goiz se le ocurrió, que quizás hubiera otro punto en el cuerpo con la polaridad desequilibrada.

«Si un imán tiene dos polos, a lo mejor hay un polo sur por ahí suelto» (Esto no lo dijo él, esto es lo que se deduce que él pensaría)

Goiz deja el negativo sobre el timo del paciente, y se pone a «explorar» el cuerpo del paciente con un polo positivo. Y cuando llega al recto, las piernas se igualan. En lugar de 30 días, como hacía el Señor Br. Goiz deja los imanes menos de una hora, y le pide al paciente que vuelva a la semana.

Goiz afirmó alto y claro que el paciente regresó sin síntomas y que a fecha de hoy seguía bien. Esto es muy fuerte. Mucho. Muy fuerte.

par-biomagnetico-imanes-v2

Y aquí está la cadena de acontecimientos que ha cambiado el curso de la medicina:

  • Un hombre humilde, pero con conocimientos diversos (no solo medicina, Goiz había cursado por ejemplo estudios relacionados con la acupuntura, o ingeniería química).
  • Capacidad de acción y curiosidad. (No solo me trago la clase y lo comento en casa, sino que me voy al desguace y busco imanes).
  • Valentía para probar cosas nuevas.
  • Generosidad y valor para contárselo al mundo.
  • Tenacidad.

A partir de este primer Par, Goiz fue añadiendo los pares que descubre y comprueba y eso es lo que hoy conocemos como «El rastreo».

Confío en que éste resumen te ayude a ver el esfuerzo, la investigación y la dedicación que hay detrás de ésta terapia y puedas entender el porqué mucha gente acude con confianza a ella como fuente de equilibrio y salud.

Extracto de Biomagcelia.com